Aumento de polvo atmosférico enmascara efecto de calentamiento de gases efecto invernadero

 Por Alison Hewitt | enero 

Nube de polvo del Sahara visto desde el espacio, junio 18, 2020 . 
Foto: NASA.

Un nuevo estudio de la Universidad de California de Los Angeles (UCLA) muestra que el polvo atmosférico  tiene un ligero efecto de enfriamiento general en el planeta que ha ocultado la cantidad total de calentamiento causado por los gases de efecto invernadero.  La investigación de la UCLA descubrió que la cantidad de polvo del desierto ha aumentado aproximadamente un 55 % desde mediados del siglo XIX lo que ha aumentado el efecto de enfriamiento del polvo.

El estudio es el primero en demostrar el efecto de enfriamiento general del polvo atmosférico del desierto. En algunos casos el polvo atmosférico calienta el planeta, pero debido a que otros mecanismos del polvo contrarrestan el calentamiento, por ejemplo, al dispersar la luz solar hacia el espacio y disipar las nubes altas que calientan el planeta, el estudio calculó que el efecto general del polvo es de enfriamiento. Si los niveles de polvo disminuyen, o simplemente dejan de aumentar, el calentamiento de la atmósfera podría aumentar, dijo el físico atmosférico de UCLA Jasper Kok, autor principal del estudio.

Aunque los niveles de polvo atmosférico del desierto han aumentado en general desde la época preindustrial, la tendencia no ha sido constante: ha habido aumentos y disminuciones a lo largo del camino. Y debido a que hay tantas variables naturales y de influencia humana que pueden hacer que los niveles de polvo aumenten o disminuyan, los científicos no pueden proyectar con precisión cómo cambiará la cantidad de polvo atmosférico en las próximas décadas.

Algunas de las partículas microscópicas en el aire creadas por la quema de combustibles fósiles también contribuyen temporalmente al enfriamiento, dijo Kok. Pero aunque los científicos han pasado décadas determinando las consecuencias de estos aerosoles hechos por humanos, el efecto preciso de calentamiento o enfriamiento del polvo del desierto no estaba claro hasta ahora. 

Además de las interacciones atmosféricas con la luz solar y la capa de nubes, cuando el polvo vuelve a caer a la tierra, puede oscurecer la nieve y el hielo al depositarse sobre ellos, lo que hace que absorban más calor. El polvo también enfría el planeta al depositar nutrientes como hierro y fósforo. Cuando esos nutrientes llegan al océano, por ejemplo, favorecen el crecimiento de fitoplancton que absorbe el dióxido de carbono de la atmósfera, lo que provoca un efecto de enfriamiento neto, dijo Kok.

Las acciones humanas han calentado el planeta en 1.2 grados centígrados, o 2.2 grados Fahrenheit, desde aproximadamente 1850. Sin el aumento del polvo, el cambio climático probablemente ya habría calentado el planeta en aproximadamente 0.1 grados Fahrenheit más, dijo Kok. Con el planeta acercándose a los 2.7 grados Fahrenheit de calentamiento que los científicos consideran especialmente peligroso, cada décima de grado importa, dijo Kok.

Los investigadores utilizaron mediciones satelitales y terrestres para cuantificar la cantidad actual de partículas minerales microscópicas en el aire. Determinaron que había 26 millones de toneladas de este tipo de partículas en todo el mundo, equivalente al peso de unos 5 millones de elefantes africanos flotando en el aire. Luego observaron el registro geológico, reuniendo datos de núcleos de hielo, registros de sedimentos marinos y muestras de turberas, que muestran las capas de polvo atmosférico que habían caído del cielo. Las muestras de todo el planeta mostraron un aumento constante en el polvo del desierto.

El polvo puede aumentar como resultado de suelos más secos, mayor velocidad del viento y cambios en el uso de la tierra por parte de los humanos, por ejemplo, desviando el agua para riego y convirtiendo las regiones marginales del desierto en tierras de pastoreo y agricultura. Si bien los aumentos en los niveles de polvo debido a esos tipos de cambios en el uso de la tierra se han producido principalmente en las fronteras de los desiertos más grandes del mundo, como el Sahara y el Sahel en África y el desierto de Gobi en Asia, dijo Kok, se han producido cambios similares en el lago Owens de California y está ocurriendo ahora en el Mar de Salton, también en California.

Pero los factores que explican el aumento de los niveles de polvo no están muy claros y no son linealales, dijo Kok, y se desconoce si las cantidades de partículas del desierto aumentarán, disminuirán o permanecerán relativamente constantes.

Kok enfatizó que si bien el aumento del polvo atmosférico ha enmascarado un poco todo el potencial de los gases de efecto invernadero para calentar el clima, los hallazgos no muestran que los modelos climáticos estén equivocados. “Los modelos climáticos son muy útiles para predecir el cambio climático futuro, y este hallazgo podría mejorar aún más su utilidad”, dijo Kok.



Entradas más populares de este blog

Distribución de Clorofila en los mares y océanos

Proteger los humedales

Rescatando nuestro suelo