Permafrost al norte del ártico producirá grandes cantidades de carbono en unas décadas

Por Carol Rasmussendel Jet Propulsion Laboratory, NASA

Tundra en Alaska muestra los efectos del derretimiento del permafrost.
Foto: Wikimedia Commons

El permafrost en el Ártico septentrional más frío, que anteriormente se pensaba que estaba al menos temporalmente protegido del calentamiento global por su entorno extremo, se descongelará lo suficiente como para convertirse en una fuente permanente de carbono para la atmósfera en este siglo, y la transición máxima ocurrirá en 40 a 60 años, según un nuevo estudio dirigido por la NASA.

El estudio calculó que a medida que continúa el descongelamiento, las emisiones totales de carbono de esta región durante los próximos 300 años serán 10 veces más que todas las emisiones de combustibles fósiles producidos por humanos en el año 2016.

El estudio, dirigido por el científico Nicholas Parazoo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, encontró que las regiones de permafrost más cálidas y del sur no se convertirán en una fuente de carbono hasta finales del siglo XXII, aunque ahora se están descongelando. Esto se debe a que otros procesos cambiantes del Ártico contrarrestarán el efecto del deshielo del suelo en estas regiones.

El hallazgo de que la región más fría haría la transición antes que la más cálida fue una sorpresa, según Parazoo. "El permafrost en el sur de Alaska y el sur de Siberia ya se está descongelando, por lo que obviamente es más vulnerable", dijo. "Parte del permafrost estable y muy frío en las latitudes más altas de Alaska y Siberia parecía estar protegido del cambio climático extremo, y no esperábamos mucho impacto en los próximos doscientos años".

El permafrost es suelo que ha permanecido congelado durante años o siglos bajo la capa superior del suelo. Contiene material orgánico rico en carbono, como hojas, que se congelaron sin descomponerse. A medida que el aumento de la temperatura del aire en el Ártico hace que el permafrost se descongele, el material orgánico se descompone y libera su carbono a la atmósfera en forma de dióxido de carbono y metano, gases de efecto invernadero.

Parazoo y sus colegas utilizaron datos sobre las temperaturas del suelo en Alaska y Siberia de la Universidad de Alaska, Fairbanks, con un modelo numérico del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado, que calcula los cambios en las emisiones de carbono a medida que crecen las plantas y el permafrost se descongela en respuesta al cambio climático. Evaluaron cuándo el Ártico hará la transición a una fuente de carbono en lugar del área neutral en carbono que es hoy, con algunos procesos eliminando tanto carbono de la atmósfera como otros procesos emiten. Dividieron el Ártico en dos regiones de igual tamaño, una región más fría del norte y un cinturón más cálido y más al sur que rodea la región del norte.

Hay mucho más permafrost en la región norte que en la sur. En el transcurso de las simulaciones del modelo, el permafrost del norte perdió aproximadamente cinco veces más carbono por siglo que el permafrost del sur.

La región sur hizo una transición más lenta en las simulaciones del modelo, dijo Parazoo, porque el crecimiento de plantas aumentó mucho más rápido de lo esperado en el sur. Las plantas eliminan el dióxido de carbono del aire durante la fotosíntesis, por lo que un mayor crecimiento de las plantas significa menos carbono en la atmósfera. Según el modelo, a medida que el Ártico sur se vuelve más cálido, el aumento de la fotosíntesis equilibrará el aumento de las emisiones de permafrost hasta finales del siglo XXI.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista The Cryosphere



Adaptado del artículo del Jet Propulsion Lab de NASA. Lea el original.

Entradas más populares de este blog

Un Mundo de Cambios: Temperaturas Globales

Aves están poniendo huevos más temprano, y el cambio climático tiene la culpa

Hemos sobrepasado los límites seguros para cantidad de plásticos y otros contaminantes químicos