Una Tierra más caliente es también más húmeda

Imagen de Pixabay

Una idea errónea común sobre el cambio climático es que una Tierra más cálida será una Tierra más seca. De hecho, muchas partes del mundo serán más húmedas a medida que la Tierra se caliente. Esta tendencia ya se ha observado en algunas partes de Estados Unidos.

Según el Informe anual sobre el clima de EE. UU. Del NCEI, 2019 fue el segundo año más húmedo registrado en los Estados Unidos, con una precipitación anual total de apenas 0.46 centímetros por debajo del récord establecido en 1973. 

¿Por qué un mundo más cálido puede ser un mundo más húmedo? "Es complicado, porque la precipitación es el resultado final de varios ingredientes y procesos atmosféricos", según Deke Arndt, Jefe de la División de Servicios y Ciencias Climáticas del NCEI. "Pero para simplificar: una atmósfera más cálida puede contener más vapor de agua, y una atmósfera con más vapor de agua puede producir más precipitación".  

En pocas palabras, los volúmenes de precipitación aumentan a medida que aumentan las temperaturas porque el aire caliente puede contener más vapor de agua: un aumento de aproximadamente 0.5° C en la temperatura equivale a un aumento del 4% en el vapor de agua atmosférico. 

En partes del mundo donde el factor que actualmente limita la cantidad de precipitación es el vapor de agua, un mundo más cálido significa más precipitación. Esta es la situación de gran parte de las latitudes medias y altas de la Tierra.  El impacto que sucede más comúnmente debido a una atmósfera más húmeda es el de eventos de "grandes lluvias", que son cada vez más frecuentes e intensos. 

Extremos de precipitación en un dia para los 48 estados contiguos de los EEUU para el período de 1910 al 2019. Datos anuales (enero-diciembre)
Fuente: NCEI

Huracanes y tifones más fuertes

El calentamiento del planeta también está afectando a los huracanes y tifones. A medida que los océanos se calientan y el nivel del mar aumenta, los huracanes y tifones no son cada vez más frecuentes, pero sí se vuelven más fuertes y destructivos, impulsados ​​por el cambio climático subyacente.

  • Primero, el aumento del nivel del mar proporciona un punto de partida más alto para las marejadas ciclónicas de los huracanes, lo que les permite penetrar más tierra adentro, en las zonas costeras, particularmente cuando la tormenta toca tierra durante la marea alta.
  • En segundo lugar, los huracanes y tifones transportan más humedad y arrojan más precipitaciones porque el aire cálido contiene más vapor de agua que el aire frío.
  • En tercer lugar, estas tormentas se vuelven más intensas al tocar tierra debido al calentamiento de los océanos. Aguas subsuperficiales más frías, en los océanos, pueden ralentizar el crecimiento del huracán, pero este mecanismo de frenado natural se pierde a medida que aumenta la temperatura del océano. De hecho, varios huracanes en la última década han aumentado en fuerza justo antes de tocar tierra al pasar sobre áreas de agua cálida del océano.
  • Cuarto, el aumento de las temperaturas hace que sea más probable que los huracanes serpenteen y se detengan. Los huracanes necesitan viento para moverlos, pero el aumento de temperaturas globales provoca vientos más débiles en muchas zonas pobladas. Sin vientos fuertes, la trayectoria de un huracán cambia a un patrón serpenteante y estancado. Una vez sobre la tierra, una tormenta lenta o estancada puede producir grandes cantidades de lluvia, causando inundaciones dramáticas y devastadoras, como la producida por el huracán Sally en 2020, el huracán Dorian en 2019 y el huracán Harvey en 2017.

Adaptado de artículo del National Centers for Environmental Information de NOOA de noviembre 2020. Lea el original en inglés.



Entradas más populares de este blog

La Luna ha estado previniendo ligeramente la erosión costera, en década de 2030, esa protección termina

NOAA espera mas tormentas tropicales

Distribución de Clorofila en los mares y océanos