VIviendo entre basura

 EarthWise, Marzo 15, 2021

Imagen de  Renee_McGurk via Flickr. 

La basura es persistente y está muy extendida en los ríos de todo el mundo. Los principales ríos y estuarios del mundo son puntos críticos para los desechos plásticos. La basura y las micropartículas bajan por los afluentes y se acumulan antes de que los ríos lleguen a los océanos.

Una nueva investigación publicada en la revista Freshwater Biology ha descubierto que a medida que estos desechos se acumulan, especies de ríos acuáticos, como insectos y caracoles, eligen cada vez más asentarse en objetos plásticos en lugar de objetos naturales como rocas y ramas caídas.

Investigadores de la Universidad de Nottingham en el Reino Unido recolectaron desechos plásticos de tres ríos en el este de Gran Bretaña junto con rocas de los mismos ríos. Un análisis de todos los macro-invertebrados en las superficies de los objetos encontró que las superficies de desechos plásticos tenían casi cuatro veces más la diversidad de animales pequeños que las rocas. Además, cuanto más compleja era la superficie del plástico, mayor era la diversidad.

La creciente abundancia de desechos plásticos coincide con una disminución de hábitats naturales en los ríos urbanos. Esto es el resultado de la creciente cantidad de sedimentos provenientes de las zonas urbanas que cubren los lechos de los ríos con limo y arena, restringiendo el suministro y el movimiento de rocas, ramas de árboles caídas y plantas acuáticas.

Claramente, la basura puede servir como un lugar que varias especies usen para colonizar, pero la basura no es un buen ambiente para ellas. La basura puede liberar sustancias químicas tóxicas y enredar a los animales. Los microplásticos presentan riesgos para los animales si se ingieren.

Se estima que entre 1.15 y 2.41 millones de toneladas de desechos plásticos ingresan al océano cada año desde los ríos de todo el mundo. Los hábitats naturales son más y más raros en los ríos urbanos. Los ecosistemas fluviales construidos alrededor de montones de basura no son nada bueno.


Basado en un artículo de EarthWise. Lea el original.

Entradas más populares de este blog

Distribución de Clorofila en los mares y océanos

Telescopio Hubble nos muestra a Saturno en pleno verano

Recuperar sedimentos de ríos para salvar humedales