El Ártico ha cambiado gracias al cambio climático

Fuente: Council on Foreign Relations.

El Ártico, aproximadamente el 8 por ciento de la tierra por encima del círculo polar ártico (latitud 66º 33' norte), se está calentando más rápido de lo que esperaban muchos científicos del clima, casi el doble de la tasa que el resto del planeta. La extensión del hielo marino del Ártico, que se derrite hasta su punto más bajo en septiembre de cada año, ha disminuido constantemente durante las últimas tres décadas. Los últimos años han visto los niveles más bajos desde que comenzaron las imágenes de satélite en 1979. En general, la capa de hielo se ha retirado alrededor del 40 por ciento durante este período. 


Extensión de la capa de hielo en millones de kilómetros cuadrados para el mes de noviembre de cada año. Fuente: Centro Nacional de Nieve e Hielo.

La gráfica arriba muestra una tasa de disminución para la extensión del hielo del mar ártico, durante el mes de noviembre, de 5.1%.  Esto equivale a una pérdida de 54,800 kilómetros cuadrados (21, 200 millas cuadradas) de pérdida por año!

Además de la superficie, datos recientes indican que el hielo marino del Ártico también se está volviendo más joven y delgado y, por lo tanto, más propenso a derretirse cada verano. Menos hielo blanco y mar más oscuro significa que se absorbe más radiación solar, lo que acelera el deshielo. Si las emisiones globales de gases de efecto invernadero continúan sin cesar, dijo el panel sobre cambio climático de la ONU, "es probable un Océano Ártico casi sin hielo en septiembre antes de mediados de siglo". Aunque las proyecciones varían, la mayoría de los científicos creen que el hielo marino desaparecerá durante parte del verano a finales de este siglo a más tardar.

El hielo marino tiene un gran efecto en las temperaturas del Ártico y el resto del planeta. La superficie brillante y reflectoras del hielo ayuda a reflejar la luz solar que llega a la Tierra. El hielo marino espeso también ayuda a aislar el océano, atrapando el calor debajo de la superficie en el invierno y evitando que se escape al aire frío del Ártico.  A medida que el hielo marino se adelgaza y desaparece, el océano puede absorber más calor en el verano. Y en el invierno, ese calor puede escapar a través del hielo más delgado y calentar la atmósfera.

El nuevo Ártico será más cálido, lluvioso y sustancialmente menos helado. Los animales que solían ser comunes pueden desaparecer, mientras que nuevas especies pueden entrar para ocupar su lugar. Las oportunidades para la caza y la pesca en el hielo marino podrían disminuir. 

Los cambios en el ártico no son muy visibles para la mayoría de las poblaciones del planeta, pero sus efectos van a hacerse sentir a través de todo el planeta en un futuro no muy lejano. Es sorprendente que en nuestra generación el ser humano haya causado tantos cambios al balance del planeta, cambios que nos llevarán hacia una nueva Tierra.


Basado en artículo del Council on Foreign Relations

Referencias:


Entradas más populares de este blog

Telescopio Hubble nos muestra a Saturno en pleno verano

Distribución de Clorofila en los mares y océanos

Recuperar sedimentos de ríos para salvar humedales