El asteroide que extinguió los dinosaurios nos dio la Amazonia

Bosque tropical. Imagen de Jarnoverdonk.

El impacto de un asteroide de unos 10 kilómetros de diámetro en la zona que ahora es la península de Yucatán en México, hace unos 66 millones de años (al final de período Cretáceo), fue, aparentemente, la causa de la extinción de muchos dinosaurios y de casi toda la vida en el planeta.  Pero, además, nos dio origen a las selvas tropicales de nuestro planeta, sugiere un estudio recientemente publicado en la revista Science.

Los investigadores estudiaron miles de muestras de polen y hojas fósiles, de antes y después del impacto, en la zona de Colombia para investigar cómo el impacto cambió los bosques tropicales de América del Sur.  Se observó que  el tipo de vegetación que formaba estos bosques cambió drásticamente.

Específicamente se determinó que plantas coníferas y helechos eran tan comunes como las angiospermas, o plantas con flores, antes del impacto del asteroide.  Pero después del impacto, la diversidad de plantas se redujo en aproximadamente un 45% y las coníferas casi desaparecieron.  Los bosques de la zona, eventualmente se recuperaron durante los siguientes seis millones de años pero las angiospermas llegaron a dominar éstos.

La estructura de los bosques tropicales también cambió como resultado de esta transición. Durante el período Cretáceo tardío, cuando los dinosaurios todavía estaban vivos, los árboles que formaban los bosques estaban muy espaciados. Los doseles no se superponían, dejando áreas abiertas iluminadas por el sol en el suelo del bosque. Pero después del impacto, los bosques desarrollaron un dosel denso que permitió que llegara mucha menos luz al suelo.

¿A qué, entonces, se debió esta transformación de los bosques tropicales?

A partir de su análisis de polen y hojas, los investigadores proponen tres explicaciones diferentes: 

En primer lugar, los dinosaurios podrían haber evitado que el bosque creciera demasiado denso al alimentarse y pisotear las plantas que crecen en los niveles más bajos del bosque. Una segunda explicación es que la caída de cenizas del impacto enriqueció los suelos de los trópicos, lo que dio una ventaja a las plantas con flores de crecimiento más rápido.  La tercera explicación es que la extinción preferencial de las especies de coníferas creó una oportunidad para que las plantas con flores se hicieran cargo.

Estas ideas, dice el equipo, no son mutuamente excluyentes y todas podrían haber contribuido al resultado que vemos hoy.

"La lección aprendida aquí es que bajo perturbaciones rápidas ... los ecosistemas tropicales no sólo se recuperan; son reemplazados, y el proceso toma mucho tiempo", dice la autora, Dr. Mónica R. Carvalho.

___________________________________
Mónica R. Carvalho et al. 2021. Extinction at the end-Cretaceous and the origin of modern Neotropical rainforests. Science  02 Apr 2021:Vol. 372, Issue 6537, pp. 63-68
DOI: 10.1126/science.abf1969      

Entradas más populares de este blog

La Luna ha estado previniendo ligeramente la erosión costera, en década de 2030, esa protección termina

Distribución de Clorofila en los mares y océanos

NOAA espera mas tormentas tropicales